viernes, 4 de marzo de 2016

Quién fue Apolonio de Tiana

Apolonio de Tiana fue muy importante en su época. Sin embargo, como tantas otras personas, ha caído en el olvido y actualmente es un gran desconocido para la mayoría de la gente. Se le conoce también como "el otro Jesucristo", por los pararelismos que su vida presenta con la de este personaje.




Flavio Filóstrato escribe la biografía de Apolonio de Tiana dos siglos después de su muerte, recurriendo a los apuntes que su discípulo y amigo Damis toma en su día. Filóstrato lo equipara a Pitágoras, del que Apolonio fue seguidor y admirador.

En su biografía, Filóstrato afirma: "Apolonio de Tiana (...) está en alguna forma en la mitad entre los Dioses y los mortales".






El misterio de Apolonio de Tiana


No se conoce la fecha exacta de su nacimiento, pero se barajan dos en especial: el año 4 a.C. o el 16 d.C. Lo que sí se sabe con seguridad es que vino al mundo en Tiana, la Capadocia turca.
Existe una insólita leyenda que cuenta que el nacimiento de Apolonio de Tiana sucede en plena naturaleza, y en el mismo momento que llega al mundo un rayo se desprende del cielo con toda su fuerza. Este tipo de nacimientos es común en personas consideradas más evolucionadas o especiales, y el paso del tiempo confirmaría esta hipótesis en Apolonio de Tiana.
Es vegetariano, y la gente de su época le considera un ser por encima de lo terrenal, un hombre celestial, una especie de daimon que había encarnado en la Tierra por algún motivo desconocido. Un nexo entre lo divino y lo humano.
Posee una cultura extraordinaria, y una inteligencia claramente superior a la gente que le rodea. Es matemático, pero también entiende de ciencia, arte y religión. Se dice que dominaba hasta 16 idiomas, y cuenta la leyenda que sabía comunicarse incluso con los animales y la naturaleza.
Es un hombre con unas extraordinarias capacidades mentales, un psíquico indiscutible. Pero al mismo tiempo, es un fabuloso taumaturgo que encandila a las masas fácilmente.
Miles de personas le siguen, escuchando ávidas sus palabras, aunque muchas veces no las entiendan. Es consejero de varios emperadores, y respetado por todos. Pero también tiene enemigos que, sin embargo, nunca se atreven a atacarle directamente.
La leyenda cuenta que poseía el don de resucitar muertos, curar enfermos, predecir el futuro,  bilocarse y hacerse invisible.

En todo momento se posiciona en contra de la violencia y el maltrato a los animales, y se refleja en sus palabras cuando su rey le invita a cazar con él en uno de los `parques´ que posee: "Te has olvidado que no asisto ni siquiera a tus sacrificios. Es más, no veo la gracia de atacar bestias maltratadas y mantenidas en esclavitud, lo opuesto a su naturaleza".


Los viajes de Apolonio de Tiana


Su relación con emperadores y personas de poder le permiten ganar dinero y tener libertad para viajar allá donde desea.
Su viaje a la India le cambia para siempre. A su vuelta cuenta que ha estado en contacto con los “Superiores Desconocidos”, seres no humanos que le han comunicado sus conocimientos. Llega a afirmar en una de sus cartas: “He visto hombres que viven en la Tierra y sin embargo no son de esta Tierra”.
Visita lugares prohibidos para los demás mortales, conoce a la “Hermandad Blanca” y le revelan información y conocimientos que él va transmitiendo en sus oratorias.


La misión de Apolonio de Tiana


Todos estos extraños personajes que aparecen en su camino, le acaban encomendado una misión, que para él se convierte en lo más importante y será a lo que dedique el resto de su vida.
Estos seres divinos, entre los que se encuentra un rey indio llamado Iarchas, le encomiendan la misión de ocultar varios objetos de poder o talismanes en distintos lugares del mundo, con la intención de que en un futuro lejano sean descubiertos y permitan a la humanidad dar un salto evolutivo.
Apolonio de Tiana afirma que a su llegada al reino desconocido del monarca Iarchas, éste le recibe diciéndole: “Has venido a casa de los hombres que saben todas las cosas”.
Moneda en honor a Apolonio de Tiana

Apolonio de Tiana, el escritor

Fue un prolífico escritor, pero tan solo 95 de sus cartas han llegado hasta nuestros días. Entre sus libros conocidos se encuentran: El libro de la adivinaciónTestamento filosóficoVida de PitágorasHimno a la memoria, Astrología judicial, Cartas y El libro de los sacrificios. En este último manifiesta que no hay que ofrecer ningún sacrificio a los dioses más allá del uso de la razón.


El juicio a Apolonio de Tiana


Al final de su vida, el emperador romano Domiciano le acusa de magia y herejía, asegurando que solo alguien conectado al maligno podía adivinar el futuro y realizar los prodigios que se le atribuían a Apolonio de Tiana.
El día del juicio, el acusado acude sereno a la sala. Los jueces le instan a que se declare culpable de los cargos que se le imputan, pero él se niega. Y sus palabras son: “No podéis detener mi alma, ni siquiera mi cuerpo podéis detener”. Y dicho esto, se cuenta que desaparece ante el estupor de todos los presentes.
Más tarde, se deja ver por sus seguidores. Pero ya es un hombre nonagenario, y su partida de este mundo está cerca. Sin embargo, su muerte es tan enigmática como su vida. Nadie presencia su óbito, y ni siquiera se sabe donde descansan sus restos.
Beatriz Moragues - Todos los Derechos Reservados
Artículo publicado originalmente en La Otra Información



No hay comentarios:

Publicar un comentario