jueves, 3 de marzo de 2016

Biografía de Rosalía de Castro

Fue una mujer discreta, modesta, afable, que tan solo quería vivir en la tranquilidad de su entorno y su familia. En el siglo XIX, tampoco las mujeres podían aspirar a mucho más. Pero el destino tenía otros planes para ella. Su vida estuvo plagada de éxitos, pero también de sufrimientos. Rosalía de Castro fue la emoción de Galicia.

La infancia de Rosalía de Castro

Rosalía de Castro
Llega a este mundo en una casa abandonada, un 24 de febrero de 1837, en Santiago de Compostela. María Teresa de Castro, su madre, tiene 33 años. Su padre, José Martínez Viojo, es sacerdote. Ambos progenitores se niegan a reconocerla. Su padre, por su condición de clérigo. Su madre, seguramente avergonzada y presionada por el entorno, no tuvo el valor de enfrentarse a esa rígida sociedad decimonónica. Por lo tanto, la niña es inscrita en el registro con el apelativo de “padres desconocidos”.

Rosalía es una niña de salud delicada, y ese aire enfermizo la acompañará toda su vida. El rechazo de sus padres marca su carácter sin duda, y es una pequeña tímida e introvertida. Sus primeros meses de vida los pasa con su madrina, Francisca Martínez. No se sabe con exactitud quien es esta mujer, aunque lo más probable es que la mandase su madre para cuidarla.

Más tarde recibe las atenciones de dos tías paternas, que se ocupan de ella y la tratan con cariño.

Se desconoce cuando empieza Rosalía a vivir con su madre, pero probablemente sucede entre los cinco y los diez años de edad.

María Teresa Castro se siente fuerte por fin para hacerse cargo de su hija, y juntas intentan recuperar el tiempo perdido. Se crea entre ellas un vínculo de amor inmenso. Prueba de ello son los versos que le escribe Rosalía a su muerte:

“… ¡Cuán triste se ha vuelto el mundo!/¡Ah!, por do quiera que voy/solo amarguras contemplo,/que infunden negro pavor,/solo llantos y gemidos/que no encuentran compasión…/¡Qué triste se ha vuelto el mundo!/¡Qué triste le encuentro yo!...”

Rosalía de Castro, la escritora

Rosalía escribe sus primeros poemas a los doce años. A los 19 años se traslada a Madrid, donde encuentra un mundo que iba  mucho más allá de sus sueños. Se relaciona con críticos literarios, pensadores y periodistas. Y le publican su primer libro de poesía: La Flor.

En Madrid conoce también al que será su marido, Manuel Martínez Murguía, gallego como ella. Se casan el 10 de octubre de 1858, en la iglesia de San Idelfonso.

Rosalía está desanimada. Es difícil para una mujer abrirse camino en el mundo de la literatura en pleno siglo XIX, y es su marido el que le aconseja que siga escribiendo.

La vida de Rosalía de Castro está plagada de problemas económicos y sufrimientos. Tiene siete hijos, y ninguno le sobrevive. La soledad le acompañó siempre de alguna forma, como un destino inevitable.

Pero ella continúa escribiendo, desahogándose y buscando refugio en las letras. Y llega su primera novela: "Flavio"Y después "La hija del mar", "El caballero de las botas azules", "Ruinas"...

En la primavera de 1863 ve la luz "Cantares gallegos". Y en 1880 "Follas novas" (Hojas nuevas)En la actualidad, el 17 de mayo se celebra en Galicia El Día Universal de las Letras Gallegas, en honor a la publicación de Cantares gallegos.

El recorrido final

En 1882 le detectan un cáncer de útero. A pesar de su enfermedad, dos años más tarde publica "En las orillas del Sar", su mejor obra en castellano.
Tumba de Rosalía de Castro
 en Santiago de Compostela

En el verano de 1885, después de tres días de intenso sufrimiento, Rosalía de Castro fallece en su casa de Padrón, en La Coruña. Tiene 48 años de edad. Y dicen que lo último que pidió antes de morir fue que le trajeran un ramo de flores, un ramo de pensamientos.

Esta mujer infinita en su sensibilidad y talento, dejó para la historia sus obras repletas de sentimientos y de su querida Galicia. Porque defendió su lengua gallega, cuando nadie lo hacía. Igual que defendió la naturaleza y la ecología, cuando a nadie le importaba. Defendió aquello en lo que creyó, sin preocuparse de si iba sola o acompañada en el camino.


Rosalía de Castro es de Galicia y, al mismo tiempo, del mundo entero. De todo aquel que ama las letras y la poesía.

En la actualidad, su casa de Padrón es un museo que tal vez, solo tal vez, conserve algo de su esencia entre los vericuetos de sus piedras. Esas piedras que la vieron soñar, y que la despidieron cuando rubricó su vida.


Beatriz Moragues - Todos los Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario