lunes, 7 de marzo de 2016

Espadas: historia, simbolismo y leyendas

El término espada procede del latín spatha. Se la conoce como un arma blanca que consta de filo y empuñadura, aunque su hechura se disfraza con multitud de ropajes. Las primeras espadas de metal se fraguan en bronce, ya referenciadas en el año 2000 a.C. Más tarde se fabricarán con hierro y con acero. Solamente las personas con prestigio y poder poseían espadas, además de los guerreros y los héroes. Estas armas estaban adornadas de forma exquisita, a veces hasta con piedras preciosas.


Lo que se buscaba al forjar una espada era su utilidad, más que su belleza, salvo en algunos casos, pues en el tema estético las espadas han ido evolucionando y cambiando a lo largo de los años. Sin embargo, la maleabilidad y la resistencia eran condiciones indispensables para una espada, por ello los especialistas espaderos tenían secretos para llevar a cabo aleaciones que hiciesen de su obra la mejor. No hay que olvidar que la espada estaba planteada únicamente para la batalla, la vida de su propietario dependía en gran parte de ella.


La espada de Damocles
La denominada Espada de Damocles, expresión conocida por todos, nos habla de un noble, de la corte de Dionisio I, tremendamente lisonjero que difundía halagos sobre su monarca continuamente y ensalzaba su poderío y fortuna. Decir que Dionisio I era un déspota que mandó en Siracusa (la ciudad griega más importante de Sicilia en ese tiempo) entre los años 367-357 a.C. Dionisio, cansado ya de las alabanzas incesantes de Damocles, decidió aplicarle un correctivo y le propuso dejarle su puesto durante una jornada, para que así pudiese saborear las mieles de la felicidad.
Una espléndida cena hizo las delicias de Damocles, donde se recreó en ser atendido como un soberano. Al terminar la comida se percató de la peligrosa espada que colgaba del techo poniendo en peligro claramente su vida. Le desaparecieron de inmediato los deseos de manjares, riquezas y bellas mujeres, y le rogó a Dionisio dejar de fingir que era quien en realidad no era. La espada de Damocles es una expresión que sugiere que las personas que exhiben un descomunal poder, a veces tienen una vida de gran incertidumbre, donde en un segundo pueden perder no sólo todo su poder, sino también su propia vida. La espada representa el peligro que se cierne perennemente sobre sus cabezas.
Las espadas en los sueños y el tarot
Las Espadas poseen un simbolismo indudable, las encontramos en escudos, banderas e insignias. Y tienen un significado concreto en el tarot y en los sueños.
En el mundo de los sueños las espadas simbolizan también el poder, la valentía y la sensatez que ofrece el estar en contacto con el Yo superior. Soñar que se empuña una espada es un signo de que se podrán alcanzar los fines deseados, al mismo tiempo que beneficiarse de cierta ayuda exterior. Sin embargo, si la espada está quebrada nos habla de desengaños.
En el Tarot las espadas atañen al elemento Aire, a todo lo que tiene que ver con el aspecto mental, con la cultura, el conocimiento, la sabiduría y la educación. Al mismo tiempo, reflejan también el riesgo y el coraje.


Leyendas relacionadas con las espadas
La relación de la Espada con lo sobrenatural, la mitología y las leyendas es frecuente, y proviene del principio de los tiempos. Ya en el Génesis se dice: "Y, desterrado Adán, colocó Dios delante del Paraíso de las delicias un querubín con una espada de fuego, que andaba alrededor para guardar el camino que conducía al árbol de la vida".
Existen infinidad de narraciones donde las espadas poseen propiedades mágicas y vida propia, donde las espadas tienen alma y sólo los escogidos pueden tener una de estas espadas vivas.
Líderes tan conocidos como Gengis Kan o Atila se decía que poseían espadas fraguadas con metales divinos, que les daban poderes sobrenaturales y eran capaces de llevar a la victoria a sus portadores. Para culturas arcaicas, el hallazgo del hierro fue de tal valor que sólo podían adjudicárselo a algún dios o semidiós. En antiguas tradiciones escandinavas y germánicas se citan a diestros y excepcionales forjadores (principalmente enanos) que no son de este mundo, y que llegan a la Tierra desde otras dimensiones para ayudar a los humanos a crear espadas mágicas.
Beatriz Moragues - Todos los Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario