miércoles, 23 de marzo de 2016

La política en la antigua Grecia

Los tiempos tan singulares que estamos viviendo en temas políticos, quizá hagan conveniente echar la vista atrás y recordar cómo nace la política, dónde y para qué. Con ese fin, es esencial fijar la vista en Grecia, y especialmente en Atenas, donde se gesta por primera vez la democracia.


Monedas atenienses
Monedas atenienses
La palabra "política" proviene de Polis, cuyo significado es ciudad. Para los antiguos griegos la ciudad era el ideal de convivencia, donde se ejercía la ley y al mismo tiempo el ciudadano podía participar en el crecimiento y perfeccionamiento del entorno.


Es alrededor del siglo VIII a.C. que en la Antigua Grecia surge la necesidad de estructurar de otra forma la sociedad, la complejidad de la misma y el contacto con otras culturas reclamaban novedosas maneras de convivencia.


Sistemas políticos en la Antigua Grecia

En la Antigua Grecia se experimentó con casi todos los sistemas políticos: 

  • La monarquía: El poder recae sobre un solo individuo.
  • La aristocracia: Las decisiones importantes las toman un conjunto de nobles denominados “los mejores”, que es lo que significa el término aristo. La palabra aristocracia por tanto significa “Gobierno de los Mejores”.
  • La oligarquía: Quienes gobiernan son un grupo de personas que se van pasando el poder unos a otros. Generalmente son gente que sustenta un estatus elevado y crean un círculo cerrado a su alrededor, donde las decisiones esenciales siempre están en manos de los mismos. Se podría decir que la oligarquía es opuesta a la democracia. Este era el sistema político implantado en Esparta.


La democracia en la Antigua Grecia

La democracia llega a principios del siglo V a.C. a Atenas, por una serie de personas que tienen un nivel económico importante gracias a sus transacciones comerciales, no tanto a la posesión de tierras, y por ello quieren también que se les tenga en cuenta a la hora de tomar decisiones fundamentales acerca de la ciudad y sus habitantes. Pretendían que el ser humano fuese el centro, y que todo lo que se realizase fuera en su propio beneficio. Dictaron normas, como que ninguna persona podía ocupar un cargo político más de una vez en la vida, y el tiempo límite era durante un año.

Existían tres principios fundamentales:

  • Isonomia: Igualdad ante la ley.
  • Isegoria: Derecho de cualquier ciudadano a hablar en las asambleas de la ciudad.
  • Parrhesia: Libertad de expresión.

Sin embargo, no hay que olvidar que todo esto ocurría en el siglo V a.C., por lo que la democracia ateniense no tenía en cuenta a las mujeres, a los metecos o extranjeros y tampoco a los esclavos. A pesar de ello, fue el nacimiento y la simiente de nuestra actual democracia.

El orador y político Pericles, afirmó en uno de sus discursos: “Nuestros ancianos, nuestros antepasados, no son solo los padres de nuestros cuerpos, sino los padres de nuestra libertad”.

Beatriz Moragues - Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario