domingo, 28 de febrero de 2016

Biografía de Alexandra David-Néel

Alexandra David-Néel llega al mundo en el año 1868, en París. Su padre profesa la religión protestante y es un entusiasta de la política; y su madre proviene de una ilustre familia con enorme influencia católica. Por lo tanto, Alexandra crece en un ambiente acomodado y sin carencias materiales. Sin embargo, sí las tendrá afectivas.

Su madre es tan religiosa, que su mayor deseo es tener un hijo varón para que pueda convertirse en obispo. El nacimiento de su hija Alexandra le produce tal decepción, que se niega a cuidarla. La niña pasa su infancia entre nodrizas, y el desdén de su madre es algo que nunca olvidará.

Pero Alexandra irradia desde muy temprana edad una personalidad independiente y rebelde, a la par que una inteligencia sobresaliente. A los cuatro años ya se siente cautivada por los libros, y un año más tarde la música se convierte en otra de sus aficiones infantiles.


Alexandra David-Néel, la gran viajera

En plena adolescencia viaja por España en bicicleta; y también visita Inglaterra, Holanda e Italia. Con veintiún años se traslada a la India, donde está dieciocho meses, y sólo vuelve cuando ya no dispone de medios económicos.
Alexandra David-Néel


Alexandra se encuentra con veinticinco años, soltera y con la imperiosa necesidad de ganarse la vida. La música es su camino en ese momento. Siete años de su vida los dedica al canto, aunque jamás consigue su mayor deseo: actuar en París.

Alexandra decide casarse

Con treinta y seis años, Alexandra se da cuenta que no conseguirá ser valorada como conferenciante ni como escritora, mientras un hombre no le dé su apellido.

En el año 1900 conoce en Túnez a Philippe Néel, y durante cuatro años son amantes. En 1904 deciden casarse, y Alexandra empieza una nueva vida.

Desgraciadamente no es feliz. A pesar de que se lleva bien con su marido, empieza a somatizar la frustración que le provoca todo lo que no puede hacer siendo una mujer casada. La aventura la atrae cada vez más, y sentirse aprisionada la lleva a tener dolores de cabeza continuos y los nervios siempre a flor de piel.

Alexandra David-Néel elige su felicidad y su libertad

A través de la China misteriosa, Alexandra David-Néel
Portada de uno de sus libros

Finalmente, con cuarenta y tres años, decide dejar a su marido y marcharse a Egipto. Sin embargo, nunca pierde el contacto con él, ni se separa legalmente, manteniendo una comunicación epistolar hasta el fallecimiento de éste. A pesar de eso, nunca se volverán a ver en persona.

Deja atrás el bienestar de su vida acomodada, pero también sus problemas de salud. En la cuarentena de su vida decide que su pasión por viajar va a ser su leitmotiv a partir de ese momento.





Parte hacia Nepal, Ceilán y Tíbet. En 1912 conoce en la India, exactamente en Sikkim, al que considera su maestro espiritual y con él se queda dos años, recibiendo sus enseñanzas y viviendo como una ermitaña.


Alexandra, lámpara de sabiduría

Tras esos dos años, Alexandra ha aprendido secretos y conocimientos nunca antes revelados a una persona ajena a Oriente, y mucho menos a una mujer.

Los monjes en los monasterios, reconociendo su saber, la aceptan como una más. Y se convierte en la primera mujer occidental que tiene acceso al Dalai Lama.

En 1914 conoce a un chico de catorce años al que adopta, convirtiéndose en su compañero inseparable durante cuarenta años. Yongden, que así se llama el muchacho, la considera su instructora espiritual y abandona todo por seguirla.

Alexandra David-Néel, camino de Lhasa

Alexandra David-Néel



Tiene cincuenta y siete años cuando inicia la ruta hacia Lhasa, un sueño largamente acariciado. El viaje dura tres largos años que la dejan agotada. Los tres sirvientes que la acompañaban la abandonan por el camino, y solo llegan a su destino ella y su inseparable Yongden, permaneciendo en la ciudad apenas dos meses.

Toda su andadura y sus aventuras llegan a oídos de los franceses, los periódicos publican sus escritos y despierta un gran interés y curiosidad.



Alexandra regresa a casa

Alexandra llega a Francia en la cúspide de su fama, lo que la agobia sobremanera, por lo que decide trasladarse a vivir al campo donde encuentra la tranquilidad que necesita.

A lo largo de su vida escribe muchos libros, como “Místicos y magos del Tíbet” y “Viajes y aventuras del espíritu”, entre otros.

Fallece con 101 años, y en 1973 sus cenizas son arrojadas al Ganges, junto con las de su querido Yongden.

Quisiera terminar con unas palabras de la propia Alexandra, cuando dijo: Siempre me han horrorizado las cosas definitivas. No me gusta que el mañana se parezca al ayer, y el camino solo me parece atractivo cuando ignoro adónde me conduce”.

Beatriz Moragues - Todos los Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario