miércoles, 24 de febrero de 2016

Biografía de Krishnamurti

Krishnamurti es respetado en el mundo entero como filósofo, místico y educador. Buscaba la libertad del ser humano y en ello puso todo su empeño.

Jiddu Krishnamurti nace al sur de la India, en Madanapalle, en mayo de 1895. Octavo hijo de una familia de clase media, es un niño enfermizo que desde temprana edad da muestras de poseer una enorme sensibilidad no siempre comprendida, ya que en el colegio llegan a considerar incluso que tiene un leve retraso mental.

Krishnamurti

Su padre es funcionario del gobierno, y su madre es una mujer tremendamente religiosa que enseña a su hijo a vivir la espiritualidad desde muy pequeño.

A los diez años de edad, Krishnamurti sufre una gran pérdida. Su madre fallece y todos los hermanos pasan de repente a estar bajo el amparo de su progenitor, que viéndose incapaz de mantenerlos adecuadamente, deja su puesto de funcionario y pasa a trabajar para la Sociedad Teosófica, de la que ya formaba parte desde 1882.




La Sociedad Teosófica

La Sociedad Teosófica es creada, en 1875, por Helena Petrovna Blavatsky, que aseguraba poder contactar con los Maestros de la Hermandad Blanca; y por el coronel Henry Steel Olcott, un estudioso psíquico americano.

La Sociedad Teosófica, que es una de las organizaciones espirituales más importantes de la época, anhela el regreso del gran Instructor del Mundo, Maitreya. Casualmente lo descubre encarnado en el adolescente Krishnamurti, que paseando por la playa, con su hermano Nityananda, se encuentra con Leadbeater y éste queda atónito al percibir un aura tan pura en el pequeño. 

Charles Webster Leadbeater, que tiene fama de clarividente, habla con el padre del niño, diciéndole que quiere encargarse de su educación por medio de la Sociedad Teosófica. Su padre accede, por lo que los dos hermanos se trasladan a Inglaterra, buscando que su educación fuese una mezcla de oriente y occidente, y que al mismo tiempo aprendiesen idiomas. 

La primera ventaja para el joven Krishnamurti es que deja atrás sus problemas de salud, gracias a una mejor alimentación y a recibir los cuidados necesarios, hecho imprescindible para que pueda desarrollar adecuadamente la misión que ha venido a desempeñar en este mundo. 

Pasa el tiempo y se crea en su honor la Orden de la Estrella, donde él es el instructor absoluto, mientras miles de seguidores esperan pacientemente sus palabras y le obsequian con costosos regalos. 


La ruptura de Krishnamurti 

En el verano de 1922, Krishnamurti y su hermano se trasladan a California, buscando un clima más adecuado para la mala salud de Nitya, que sufre de tuberculosis. Desgraciadamente, esto no es suficiente, y Nitya fallece tres años después. 

Krishnamurti se siente asfixiado y prisionero en su faceta de maestro espiritual, y decide romper con todo. El dolor que siente por la muerte de su amado hermano, le lleva también a plantearse su modo de vida. 

En 1929 disuelve la Orden de la Estrella y poco después abandona la Sociedad Teosóficaafirmando: “Deseo que aquellos que buscan comprenderme sean libres, que no me sigan, que no hagan de mí una jaula que se tornará en una religión, en una secta”. Desde entonces se dedica a viajar y a dar conferencias exponiendo sus propias ideas. 

Escribe libros tan conocidos como A los pies del maestro, Dentro de la mente La libertad primera y última, entre otros muchos. 

Crea varias Fundaciones y escuelas, con la convicción de que la educación es uno de los caminos más importantes para ser libre y averiguar el sentido de la vida.

Actualmente existen Centros en Madrid, Canarias, Barcelona, Málaga y Sevilla. Y Fundaciones en Latinoamérica, India, Inglaterra y Estados Unidos.


El final del camino

Este singular personaje, capaz de renunciar al poder y a la riqueza que tenía a sus pies, llega al final de su camino en el invierno de 1986. Amante de la naturaleza, afirmaba que era capaz de escuchar el murmullo de los árboles, y en su sabiduría nos avisó de que: “El sistema nunca podrá transformar al hombre, es el hombre quien transforma siempre al sistema”.

Beatriz Moragues - Todos los Derechos Reservados




No hay comentarios:

Publicar un comentario