miércoles, 10 de agosto de 2016

Inés de Castro, reinar después muerta

La historia de Inés de Castro es una historia de amor. Las luchas de poder, las tramas ocultas y un ambiente bélico por doquier, fueron el escenario de unos sentimientos que se mantuvieron vivos a pesar de las dificultades y que tuvieron continuidad incluso después de la muerte de nuestra protagonista.


Asesinato de Inés de Castro
Tenemos que retrotraernos al siglo XIV para rescatar esta historia. Estamos en 1320, en A Limia, provincia de Ourense, en la mágica Galicia. Allí nace Inés de Castro, que tiene la desgracia de perder a su madre a muy corta edad, cuando tiene tan solo 5 años. Este suceso provoca que su padre la mande al castillo de Peñafiel, en Valladolid, donde crece y se forma como dama de compañía de Constanza Manuel, hija del infante Juan Manuel.

Pasa el tiempo y el ambiente se va enredando en conflictos. La llamada Guerra de los 100 años, que en realidad duró 116 años, impregna todo el ambiente y los países contendientes intentan captar aliados de uno y otro lado. Sería Francia quien conseguiría el apoyo tanto de Castilla  como de Portugal.

Unos años antes del comienzo de este conflicto, el infante Juan Manuel logra por fin que su hija Constanza pueda unirse al reino de Portugal, por medio del compromiso con el heredero al trono.

Una boda equivocada

Estamos en 1338 y la boda entre los dos jóvenes se celebrará en pocos meses. Constanza de Manuel y sus damas de honor llegan a Lisboa, entre ellas está Inés de Castro. Inés tiene 18 años, es una muchacha guapa y de ojos claros que no pasa desapercibida, y tampoco lo hace para el infante Pedro. Hay que decir que el heredero al trono de Portugal no deseaba casarse con Constanza de Manuel, era el típico matrimonio por conveniencia que se celebraba con la única intención de unir dos reinos.

Se dice que el amor surge de inmediato entre ambos y que se convierten en amantes rápidamente. Pero nada impide que la boda entre Constanza y Pedro se celebre en el verano de 1339, en la catedral de Lisboa. De ese matrimonio nacen tres hijos: Luis, que fallece al poco tiempo de nacer; María y Fernando, que con el tiempo se convertirá en rey de Portugal.

Pero el romance de Inés y Pedro está en boca de todos, y tanto Constanza como el rey Alfonso IV, padre del infante, son conocedores de ello. Este último toma cartas en el asunto cuando entiende que lo que su hijo está viviendo es más que un capricho momentáneo, y manda a Inés de regreso a España. Pero tampoco eso va a servir de nada, y Pedro viaja continuamente para ver a su amada.

En 1345, un suceso inesperado da a un vuelco a los acontecimientos. Constanza está embarazada de su tercer hijo, Fernando. El parto es sumamente delicado y la mujer fallece en el alumbramiento.

Una nueva vida para Inés de Castro

Para Pedro ha desaparecido la única barrera que le impedía vivir su amor libremente. La opinión de su propio padre no le importa en absoluto y, bajo su horrorizada mirada, parte de inmediato a buscar a Inés. Ambos se instalan lejos de la corte, en el norte de Portugal, allí crean su hogar y tienen cuatro hijos: Juan, Dionisio, Beatriz y Alfonso.

Pero el rey los controla aunque sea a distancia, se entera del nacimiento de los pequeños y sabe que pueden suponer una amenaza para que su nieto Fernando acceda al trono como legítimo heredero de su hijo. Él tiene claro que hará lo que sea necesario para que los bastardos que Inés de Castro ha concebido con el irresponsable de su hijo, no tengan derecho a nada. Intenta razonar una vez más con Pedro, pero éste está cada día más distante de su progenitor y de todo lo que rodea a la corte.

Un final trágico

Sepulcro del Inés de Castro
Sepulcro del Inés de Castro
Alfonso IV habla una y otra vez con sus asesores. No encuentra manera de alejar a su hijo de Inés, de hecho, ya ha perdido la esperanza de poder hacerlo. Los nobles que le rodean le aconsejan que el único modo de cambiar la situación es hacer desaparecer a la mujer. En ese mismo momento se planea su asesinato, que se lleva a cabo el 7 de enero de 1355, aprovechando unos días que Pedro está de viaje. Inés tiene 34 años.

Cuando Pedro se entera del suceso, vuelve enloquecido y lo primero que hace es declararle la guerra a su padre, rodeando la ciudad de Oporto. Después de siete meses padre e hijo llegan a un acuerdo, pero aunque Pedro se retira, ha averiguado los nombres de los tres asesinos de Inés y no los olvidará. Dos años más tarde Alfonso IV fallece y su hijo sube al trono como Pedro I de Portugal.

Inés de Castro, reina después de muerta

Pedro es conocedor de donde se ocultan los tres hombres que asesinaron a Inés, y los manda detener. Llega a tiempo con dos de ellos, pero el tercero consigue escapar. Los dos homicidas son capturados y ejecutados de inmediato.

Pedro I deja bien claro cuando sube al trono que se había casado en secreto con Inés de Castro y que, por lo tanto, ella era reina de Portugal y todo el mundo debía reconocerla como tal, a pesar de que ya hubiese muerto.

A continuación parte con su séquito hacia Coímbra, donde está enterrada Inés, con la intención de exhumar el cuerpo y depositarlo en el Monasterio de Alcobaça. Y aquí comienza la leyenda. Se cuenta que el rey ordena que el cadáver de Inés sea vestido con los ropajes de reina que le corresponden y sentado en un trono, al tiempo que exige a todos sus nobles que le besen la mano en señal de reconocimiento y aceptación de su reinado. Sin embargo, todos los historiadores están de acuerdo en afirmar que este hecho no está documentado en texto alguno y no es más que una ficción que surgió y fue alimentándose con el paso del tiempo.

Pero lo que sí es verídico, es que Pedro ordena construir un sepulcro donde depositar el cuerpo de Inés, y es su deseo que posteriormente se construya otro similar que albergue sus restos en el momento en que fallezca. Quiere descansar junto a su reina cuando llegue su hora. Sin embargo, ordena que su túmulo se coloqué frente al de su amada, en lugar de junto a él, como generalmente suelen colocarse las tumbas de los matrimonios. Pedro I, como buen católico, cree en el día del juicio final y en la resurrección, y su mayor anhelo es que al volver a la vida el rostro de Inés sea lo primero que sus ojos vean. Ambos sepulcros están considerados como una de las más hermosas muestras de arte funerario portugués.

Beatriz Moragues - Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario