viernes, 5 de agosto de 2016

Ángel Sanz Briz, el ángel de Budapest

Ángel Sanz Briz salvó del holocausto nazi a más de cinco mil judíos húngaros, amparándose en una ley promulgada en 1924 durante la dictadura de Miguel Primo de Rivera, que permitía conceder la nacionalidad española a los descendientes de los sefardíes expulsados de España por los Reyes Católicos. Lo que ignoraban los alemanes en ese momento, es que esa ley ya no tenía vigencia, ya que había sido anulada en 1931 por la Segunda República.


Ángel Sanz Briz

Ángel Sanz Briz nace a finales de septiembre de 1910, en Zaragoza. Se licencia en Derecho, para más tarde ingresar en la Escuela Diplomática. Su profesión le obliga a establecerse a lo largo de su vida en distintas ciudades del mundo, como Berna, Pekín, El Cairo, Roma y Ámsterdam, entre otras.

En 1944, la locura nazi adivina su final y los alemanes deciden ocupar Hungría. En poco tiempo comienza la persecución de los judíos, que son detenidos y trasladados en trenes a los campos de concentración de Birkenau y Auschwitz.


Sanz Briz, espectador de la barbarie que se desarrolla antes sus ojos, ya que en esos momentos ejerce su labor diplomática en Budapest, decide no permanecer impasible ante la injusticia. Junto con otros diplomáticos de distintas nacionalidades, se dispuso a expender salvoconductos y pasaportes españoles, que permitieron a más de cinco mil judíos escapar del país y de una muerte segura. Hay quienes dicen que lo hizo con el apoyo del gobierno español, pero otros aseguran que la labor humanitaria corrió de su cuenta y que años más tarde el gobierno franquista se colgó las medallas que le había negado al diplomático. Al parecer existe un escrito de Sanz Briz, con fecha de 1946, en el que asegura que había actuado por cuenta propia.

El diplomático alquiló unas casas que anexionó a la propia embajada, para procurar protección a miles de personas que pasaron por ellas en su huida hacia la libertad, todo ello sufragándolo de su propio bolsillo. Sólo se le dio permiso para expedir 200 pasaportes, pero Sanz Briz y sus colaboradores hicieron “trampa” con la numeración de los documentos y así consiguieron salvar a más de cinco mil judíos. Afortunadamente, nadie se percató de ello.

Ya en 1966 Israel quiso rendirle honores en agradecimiento a su labor humanitaria, sin embargo Sanz tuvo que rechazarlo por orden del gobierno franquista, que no mantenía relaciones diplomáticas con este país.

Placa en honor de Ángel Sanz Briz, en Madrid

Es en 1989, cuando Sanz Briz ya ha fallecido, que por fin Israel le otorga el título de “Justo entre las Naciones”, el más alto reconocimiento que conceden los israelíes a una persona de otra nacionalidad. Asimismo, Hungría le ha otorgado una calle con su nombre, un monolito y una placa que comparte con otros diplomáticos que también salvaron la vida a miles de judíos en la Segunda Guerra Mundial.

Ángel Sanz Briz fallece en Roma en junio de 1980, estaba a punto de cumplir los setenta años de edad. No recibió ningún reconocimiento en vida, aunque según las palabras de sus hijos no le importó, porque para él lo esencial era haber salvado a miles de personas inocentes y consideraba que lo que había hecho en Budapest, era lo más importante que había hecho en su vida. Durante la Segunda Guerra Mundial los nazis asesinaron en Hungría a más de 400.000 judíos.

Beatriz Moragues - Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario