martes, 22 de marzo de 2016

María Montessori, entender la educación de otra manera

María Montessori nace a finales de agosto de 1870, en Chiaravelle, provincia de Ancona, Italia. Su familia es de clase media alta, lo que le permite asistir a la universidad. La profesión más recomendada para las mujeres a finales del siglo XIX era la de ama de casa, pero para las que no se conformaban solo con eso, se dejaba la puerta abierta hacia la enseñanza. Una mujer maestra estaba bien vista en aquella época.  Sin embargo, estaba absolutamente vetado para el género femenino estudiar medicina, pero María Montessori se salta ese veto y se convierte en la primera mujer doctora en medicina en Italia. Estamos en el año 1896.

Las influencias de María Montessori

Maria Montessori

María tuvo la suerte de que aunque su padre era un militar muy rígido, aceptaba que las mujeres estudiasen y tuviesen otras inquietudes al margen del hogar y la vida familiar. Es así como al poco tiempo de terminar la carrera de medicina, comienza a colaborar en el área de psiquiatría. Y es en ese espacio, donde toma contacto por primera vez con niños que sufren determinadas deficiencias mentales, despertándose su interés de inmediato por esos infantes.



Montessori está influenciada especialmente por dos médicos franceses: Jean Itard y Eduardo Séguin.

Jean Itard es un médico y pedagogo francés. Es el encargado de intentar rehabilitar a Víctor, más conocido como el niño salvaje de Aveyron. Más tarde se dedica en cuerpo y alma a la educación de niños ciegos y sordomudos, llegando a crear varios centros destinados a la educación especial.

Eduardo Séguin es un médico interesado igualmente en niños con dificultades mentales, y en sus problemas para aprender. En 1839 abre la primera escuela enfocada a la educación de estos pequeños.

María Montessori se siente fascinada por el pensamiento de estos dos médicos, y decide seguir por el mismo camino.


Educando de manera diferente

Montessori opinaba que el sistema educativo era excesivamente rígido e impositivo, y que no era adecuado para que los niños desarrollasen todo su potencial. Afirmaba que el niño debía recibir ayuda, pero sin perderle el respeto y reconociendo su valía, al mismo tiempo que admitía su derecho a opinar y a estar en desacuerdo.

También se opuso al tipo de aulas que habían: oscuras, tristes y cerradas. Ella defendía que el ambiente era muy importante para los niños, que tenían que estar en espacios amplios y luminosos, rodeados de arte, libros, plantas y música.

En el año 1926 crea la Real Escuela del Método Montessori, secundada por el dictador Benito Mussolini. Al poco tiempo se da cuenta de su error y renuncia a la ayuda del militar, lo que provoca el cierre de todas sus escuelas en Italia. Montessori se ve obligada a marcharse del país y viaja a España, a Barcelona concretamente. Pero la suerte sigue sin acompañarla y un año más tarde estalla la Guerra Civil, lo que la obliga de nuevo a emprender un nuevo rumbo, esta vez hacia Holanda.

Niño

En 1939 viaja a la India y la sorprende allí la Segunda Guerra Mundial, lo que la fuerza a quedarse en el país. Al finalizar la guerra vuelve a Holanda, y en los años siguientes funda varias escuelas que siguen su método. Recibe la condecoración de Doctora Honoris Causa de la Universidad de Ámsterdam, y es propuesta tres veces para el Premio Nobel de la Paz, en los años 1949, 1950 y 1951.




Algunos libros de María Montessori

  • Antropología pedagógica.
  • La casa de los niños.
  • Paz y educación.
  • El secreto de la infancia.


Los niños y los adultos

Montessori pensaba que los niños poseen una capacidad inmensa para absorber conocimientos, una capacidad extraordinaria e ilimitada. El adulto tiene la misión de orientarle, y de señalarle el camino. Pero un buen educador debe tener una excelente capacidad de observación, ocuparse de su crecimiento personal y no dejar nunca de aprender. María Montessori fallece en Mayo de 1952, en Holanda.


Beatriz Moragues - Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario