martes, 23 de febrero de 2016

Biografía de Jane Goodall

Jane Goodall es una mujer que ha dedicado su vida a la defensa de los chimpancés y de su hábitat. Actualmente, a pesar de su avanzada edad, sigue incansable dando conferencias e intentando hacer realidad lo que siempre fue su sueño: salvar a los chimpancés.

Jane Goodall nace en Londres, a principios de abril de 1934, en una familia de clase media. Sin embargo, su infancia y juventud transcurren en la ciudad costera de Bournemouth, al sur de Inglaterra.


La niñez de Jane Goodall

Como si se anticipase al futuro de su hija, el padre de Jane le obsequia con un chimpancé de juguete cuando cumple dos años. Desde entonces, los chimpancés no saldrán ya jamás de su mente y de su corazón.

Jane adora a los animales desde su más tierna infancia, y se pasa las horas contemplando en el jardín de su casa el ir y venir de insectos, gorriones y palomas, o de cualquier otro animal que se cruce por delante de sus ojos infantiles.

Jane Goodall
Desde que sus pequeñas manos son capaces de abrir un libro, su fascinación queda atrapada entre toda lectura que hable de animales, como “Tarzán de los monos” y “El libro de la selva”. Entonces empieza a fantasear con viajar al continente africano para disfrutar cada minuto de los chimpancés a los que tan cercana se siente.

A los cuatro años, rasgos de su personalidad que serán fundamentales en su vida, como la paciencia y la constancia, ya están arraigados en ella. El episodio del huevo y la gallina que explica en su libro Gracias a la vida lo muestra claramente.

Su madre la lleva a pasar unos días a la granja de su abuela paterna y allí su labor diaria consiste en recoger los huevos de las gallinas. Jane comienza ilusionada su tarea, para pasar a los pocos días del asombro a la interrogación. ¿De dónde salen los huevos de las gallinas? Así que para descubrirlo se acerca al gallinero dispuesta a observar, pero la gallina al verla se marcha asustada. Así que la niña piensa que lo mejor es llegar la primera y esperar oculta entre la paja. Su perseverancia da fruto y la gallina aparece, tranquilamente hace su labor y se va.

Jane sale del gallinero contenta y fascinada, por fin ha descubierto el misterio. Corre a contárselo a su madre y entonces se percata del alboroto que hay. Está anocheciendo, su vigilancia en el gallinero ha durado cuatro largas horas y todos están tan preocupados que han llamado a la policía para buscarla. Pero cuando su madre la ve llegar corriendo, radiante de alegría y con los ojos brillantes, no la reprende y simplemente se detiene a escuchar la maravillosa aventura de la gallina que ha puesto un huevo.

La misma Jane afirma años después: “Tuve la suerte de tener una madre lo suficientemente sabia como para alimentar y estimular mi amor por las cosas vivas y mi pasión por el conocimiento”.


Jane Goodall y los chimpancés

Una joven Jane de 23 años viaja por primera vez a la capital de Kenia, Nairobi. Allí conoce al arqueólogo y paleoantropólogo británico Louis Leakey, una de las personas más importantes en su vida profesional. Leakey, al ver su entusiasmo y su atracción por los animales, le propone que viaje con él y con su mujer a la garganta de Olduvai, un importante yacimiento arqueológico y paleontológico situado al este de África.

Tres años después le brinda la oportunidad de investigar a los chimpancés en el Parque Nacional de Gombe, en Tanzania. Por supuesto, Jane acepta y emprende viaje en el verano de 1960. Como curiosidad citar que durante cuatro meses la tiene que acompañar su madre, ya que los funcionarios británicos no quieren que una mujer joven permanezca sola con animales salvajes.

Jane Goodall
Jane Goodall inicia sus observaciones con los chimpancés, que en un principio la rechazan, pero que poco a poco van aceptándola. Solo tres meses después realiza uno de sus descubrimientos más importantes: los chimpancés son capaces de fabricar y usar herramientas para llegar hasta las termitas que les sirven de alimento.

Jane Goodall hace posible que la vida de los chimpancés deje de ser un misterio. Lo primero que hace es ponerles nombre, para ella no son un número que investigar, son seres con su personalidad y sus emociones.



Descubre que cazan y que no son vegetarianos, como hasta ese momento se pensaba; sus actitudes altruistas, como se ayudan unos a otros hasta el punto de adoptar a pequeños chimpancés huérfanos; su estructura social y las guerras entre ellos.


Los libros de Jane Goodall

Jane Goodall ha escrito más de 30 libros, pero solo unos pocos han sido traducidos al español:
  • Otra manera de vivir. Cuando la comida importa: Un ensayo que habla de lo que comemos, la manipulación genética, la obesidad infantil, la contaminación, las granjas de animales y muchas cosas más. Abogando por mejorar nuestra salud y respetar a los animales y al medio ambiente.
  • Gracias a la vida: Un libro delicioso donde Goodall relata su vida, salpicado de anécdotas, reflexiones y sentimientos. Muy recomendable.
  • Los diez mandamientos para compartir el planeta con los animales que amamos: Marc Bekoff y Jane Goodall ofrecen sugerencias para cuidar el planeta.


Reconocimientos recibidos por Jane Goodall

Goodall es respetada como una de las mujeres que más ha influido a favor de los animales y la naturaleza. A lo largo de su vida ha recibo numerosos premios, estos son algunos de ellos:
  • Legión de Honor de la República de Francia.
  • El documental sobre su vida, “El viaje de Jane”, es galardonado en Berlín con el premio Best Green Film.
  • Premio Príncipe de Asturias.
  • Título de Dama del Imperio Británico.
  • Medalla Benjamin Franklin en Ciencias de la Vida.
  • La ONU la reconoce como “Mensajera de la Paz”.


El sueño de Jane Goodall

En 1977 Jane Goodall crea el Instituto que lleva su nombre, es otro de sus sueños hecho realidad. Esta Doctora en Etología por la Universidad de Cambridge y Doctora honoris causa por más de 45 universidades de todo el mundo, está ochenta años persiguiendo su sueño, cumpliendo su sueño. Eso hace posible que el sueño de miles de personas que queremos un mundo más justo, más humano, donde se cuide a los animales y a la naturaleza, esté un poco más cercano.

Las personas como Jane Goodall hacen un regalo inmenso a este planeta, porque cada animal que salvan, cada porción de naturaleza que mejoran, cada persona a la que ilusionan y dan esperanza, es un soplo de aire fresco en este mundo tan contaminado y tan muerto en algunos aspectos. Las personas como Jane Goodall marcan sencillamente la diferencia entre la vida y la muerte, en el más amplio y profundo sentido de ambas palabras.

Beatriz Moragues - Todos los Derechos Reservados



No hay comentarios:

Publicar un comentario